MI BIBLIOTEKA

MI BIBLIOTEKA: [ https://bit.ly/3pemlM6 ]. MIS RELATOS: [ https://bit.ly/3D7FtQw ].

domingo, 28 de noviembre de 2021

El Torrero de Ravel (relato)

EL TORRERO DE RAVEL

ACCESIT

I Concurso de Relatos Ángel Sanz-Briz “Cementerio de Torrero” 

Zaragoza, 2021

Leer aquí.  

 

Dedicado a mi bailarina.

Me conmueve el baile en espiral del viento. Me conmueve el baile sereno y en espiral del viento. Me conmueve el baile tranquilo y sereno y en espiral del viento. Me conmueve el susurro del baile tranquilo y sereno y en espiral del viento. Me conmueve el susurro y su discurso sobre el baile tranquilo y sereno y en espiral del viento. Me conmueve este prematuro sosiego de mi alma frente al susurro y el discurso del baile tranquilo y sereno y en espiral del viento.

Me conmueve la paz prematura que abriga el sosiego de mi alma frente al suspiro, el susurro y el discurso triunfalista del baile tranquilo y sereno y en espiral del viento. Me conmueve la congoja y la paz prematura que abriga el sosiego de mi alma, sin ataduras, frente al suspiro, el susurro y el discurso triunfalista del baile tranquilo y sereno y en espiral del viento. Me conmueve y sonroja esta congoja y esta paz prematura que me abriga y desasosiega el alma, son como herraduras, frente al suspiro, el susurro y el discurso triunfalista del baile tranquilo y sereno y en espiral del viento que me mantiene en vilo.

Me conmueve y sonroja esta congoja y esta paz prematura mientras al piano Pilar Bayona me abriga y desasosiega el alma...

SEGUIR LEYENDO.

EL PENAL DE SAN JOSÉ

 


Esta novela está inspirada en la obra de Victoriano Crémer, “A la sombra de San Marcos”. El hilo a partir del cual se desmadeja el ovillo narrativo de esta breve historia de fatigosa lucha y superación del fascismo.En esta novela hiper-realista, inspirada en hechos reales, se narra la historia de una familia, entre tantas, de la Extremadura profunda tras la muerte del dictador. Una familia cristiana en la que se sigue viviendo el drama de la dictadura bajo la figura autoritaria del progenitor.

Editorial AnthropiQa 2.0. 

Artículos de opinión (selección)

ALGUNAS REFLEXIONES Y ARTÍCULOS DE OPINIÓN EN PRENSA

El Periódico de Extremadura (sección Tribuna):

- El discurso barato del emprendimiento (04/07/2019).

- Terrorismo machista (21/08/2017).

- De Panamá al cielo (28/04/2016).

- La esclavitud salarial (08/06/2016).

 

Periódico HOY (sección Tribuna y otras):

- La plaga del psicologismo (31/05/2014).

- Diez mentiras sobre la Ley Hipotecaria (29/03/2013).

- Lo llaman ‘renta básica’ y no lo es (25/01/2013).

MATRIA (libro de poesía)

 

 


El poemario trata sobre el hogar, la tierra y sus entrañas emocionales. Todo ello revisitado y recitado desde los cinco puntos cardinales: norte, sur, este, oeste y celeste. Las rutas del éxodo. Y en cada ruta, su propio triángulo de las Bermudas, su propia trilogía de expolio, exilio y expulsión. Su propia guerra de calvario, cautiverio y capitulación. Para acabar rompiendo la brújula, abriéndola en canal. Abriendo la única encrucijada imposible. Cerrando la única salida posible: la memoria feminista de quien es testigo y vástago del viento y del silencio. Desde la tierra al cielo. Desde la lucha de clases. Desde las fronteras fratricidas de las patrias a los brazos fronterizos y acogedores de las matrias. Dedicado a las personas refugiadas. 

Editorial: Círculo Rojo.

Año: 2019.

Échale un vistazo aquí.

Reseña en la revista Grada, 14/07/2019.


 

 

lunes, 21 de marzo de 2016

JORNADAS “CAMBIO POLÍTICO Y MOVIMIENTOS SOCIALES”



JORNADAS “CAMBIO POLÍTICO Y MOVIMIENTOS SOCIALES”
Badajoz, 12 y 13 de marzo de 2016

PRESENTACIÓN.-

DEBATE “LOS MOVIMIENTOS SOCIALES EN ESPAÑA”.-

INTERVENCIÓN DE MARIO ESPINOZA – PARTE 1.-

INTERVENCIÓN DE MARIO ESPINOZA – PARTE 2.-

INTERVENCIÓN DE MANUEL CAÑADA.-

DEBATE CON EL PÚBLICO.-

HISTORIA Y ACTUALIDAD – 25 DE MARZO DE 1936.-

PRESENTACIÓN DE EUGENIO ROMERO, “YUYI”.-

INTERVENCIÓN DE ROBERTO CARLOS MONTAÑÉS.-

DEBATE LUCHA SOCIAL Y CAMBIO POLÍTICO.-

PRESENTACIÓN DE MIGUEL MANZANERA.-

INTERVENCIÓN DE JOAN TAFALLA (ESPAI MARX).-

INTERVENCIÓN DE RAFAEL JUAN (COLECTIVO PROMETEO).-

INTERVENCIÓN DE MANUEL MONEREO.-

DEBATE CON EL PÚBLICO.-

DEBATE MOVIMIENTOS SOCIALES Y PARTIDOS POLÍTICOS.-

PRESENTACIÓN DE JUAN ANDRADE.-

INTERVENCIÓN DE PABLO, JORNALERO DEL SAT.-

INTERVENCIÓN DE ISABEL FRANCO (DIPUTADA DE PODEMOS).-

INTERVENCIÓN DE TOM KUCHARZ (ECOLOGISTAS EN ACCIÓN).-

INTERVENCIÓN DE ALBERTO GARZÓN.-

DEBATE FINAL.-

DEBATE “EXPERIENCIAS DE LUCHA SOCIAL HOY”.-

EXPERIENCIAS DE LUCHA SOCIAL HOY - Primera parte .-

EXPERIENCIAS DE LUCHA SOCIAL HOY - Segunda parte .-

EXPERIENCIAS DE LUCHA SOCIAL HOY - Tercera parte .-

EXPERIENCIAS DE LUCHA SOCIAL HOY – DEBATE CON EL PÚBLICO.-


EUGENIO ROMERO, “YUYI”, HABLA DEL JUICIO (A FINALES DE ABRIL) A LOS 18 DEL CAMPAMENTO DIGNIDAD DE EXTREMADURA.-


Marta Sánchez de Ron y José Antonio Bellón (Programa Solidarias)

sábado, 24 de octubre de 2015

Pagar por trabajar



Pagar por trabajar. Rezar por pecar.

Los ricos lo saben, por eso copan los mejores puestos en la administración pública y en el mercado laboral. Por eso ocupan mayoritariamente los cargos electos. Por eso conocen y solicitan todas las ayudas y subvenciones públicas habidas y por haber. Eso sí, para que los ricos puedan continuar su actividad extractiva de rentas deben instruir al resto en la ética del trabajo y bautizarlos en el nombre del dinero-oro, el dinero-tiempo y el dinero-financiero.

Interiorizar que un mayor salario es fiel reflejo de un mayor esfuerzo individual es clave. Y lo mismo para la situación contraria. Interiorizar que a mayor nivel de estudios se merece una recompensa monetaria proporcional cada vez mayor es esencial. Y lo mismo para la situación opuesta. El mensaje ético es nítido: Por algo será el que cobra poco o está en el paro… La catequesis bautismal es innegociable.

Con estas premisas morales hay que presentarse siempre y en toda ocasión ante la opinión pública como la persona que más trabaja, que hace más horas, que más se esfuerza, que menos vacaciones tiene… De manera que uno acaba dispuesto a pagar por trabajar. Pagar aceptando rebajas salariales, recortes de derechos, subidas de impuestos regresivos, admitiendo copagos y recargos en servicios básicos… El empleador lo sabe y no espera menos de sus súbditos, lealtad obliga: la empresa convierte el agua en vino y el tiempo en oro, y tu trabajo en dinero.

Al final de la jornada por cada euro ‘ganado’ hemos pagado mucho más. Y no hay opción de elegir, para la mayoría. El valor de nuestro trabajo está cautivo de su representación en forma de dinero. Trabajo no monetizable, de una u otra forma, es sólo trabajo fantasma, una pérdida de tiempo. Ahí están los tertulianos neoliberales para recordárnoslo: “la empresa convierte el agua en vino”, aunque ellos no hayan dado nunca un palo al agua, pero no han dejado de darle a la sinhueso.

Quítale un euro a un rico y eso se llama robo, expropiación, injusticia, comunismo, el caos… Quítaselo a un trabajador y eso es lealtad, justicia, solidaridad, responsabilidad, eficiencia, competitividad, sostenibilidad, equilibrio, libre mercado, patriotismo… Los ricos infiltrados en la cúpula del mercado laboral están ahí para asegurar que el mensaje se difunde y se vierte sobre nuestras cabezas como un bautismo urinario..., perdón, digo ‘originario’.

La catequesis para nuestra confirmación sacramental comienza cuando aceptamos la liturgia financiera especulativa, el credo de los beneficios y los dividendos. No hay opción para la herejía. La inquisición capitalista es católica, universal. La rebeldía se paga con la excomunión del mercado. Ni aunque pagues te querrán ya bendecir con un divino Contrato de Trabajo. No hay absolución sin propósito de enmienda. Los sacrílegos merecen el infierno y el rechinar de dientes.

El neoliberalismo no es más que la pervivencia laica de la cristiandad medieval. Haríamos bien en estudiar la economía como hecho religioso más que como ciencia social o rama de las matemáticas. Marketheology o teología del mercado.

Uno nace trabajador como nace siendo pecador. Y al igual que el pecador reza para expiar su culpa, una culpa imborrable, una deuda impagable, el trabajador debe pagar para trabajar, debe devolver la deuda contraída con el santo empresario que le dio la oportunidad de convertir su pecado original en un don laboral al servicio de la iglesia-mercado. Así la culpa acaba transformándose en adoración. Así uno acaba ‘trabajando por la empresa’ de la misma forma que acaba rezando por devoción. La identificación con la figura divina es cada vez más y más perfecta.

La mística neoliberal sólo está al alcance de unos pocos santos inversores, profetas del parqué bursátil, sacerdotes del templo de la mercadotecnia y devotas (políticas) prostitutas de la austeridad.

lunes, 12 de octubre de 2015

¡Feliz día de la bestialidad!



CONFIDENCIAS DE UN ATEO CONVERSO

En realidad siempre fui ateo, visto con perspectiva. Simplemente fui marcado desde bien pequeño por el hierro candente de la moral católica. No se puede decir, en rigor, que aquello señalara mi identidad cristiana, más bien señalaba la identidad del dueño de mi pensamiento.

Liberarse de aquella esclavitud costó años, pasando incluso por el síndrome de Estocolmo. Pero es de esas luchas que nunca aparecerán en el cine y que amontonan cadáveres que ningún historiador jamás cuenta.

Llegar a la plena independencia, moral e intelectual, es una batalla que no interesa bajo el largo manto del nacionalismo independentista. Multitud de escollos y trampas serpentean el camino. Al final, apostado sobre lo alto de la colina uno ve con claridad lo sucedido. La Iglesia y las religiones como maquinaria criminal, oculta tras los recodos de la debilidad humana para asaltar, robar y violar la dignidad. Misoginia infinita.

Había que entrar en los recovecos de la reflexión teológica, demasiado atrayentes y estimulantes para dejarlos pasar frente a la mirada pasmada del librepensador. Lo triste es que uno descubre que se trata de un laberinto sin salida, donde quedar atrapado en alguna esquina, solo y aterrado, es la única solución, soñando dioses.

La triste verdad que nadie quiere ver es que para que unos (creyentes) sacien sus delirios de caridad tiene que haber otros hambrientos de necesidad. Por eso son tan mal aceptados los pobres entre los grupos de burgueses creyentes ‘afiliados’ al compromiso social.

Por intentar descubrir la verdad de la teología y la mentira de la filantropía al final uno se ve aislado, como caminando entre dos aguas, como un profeta sin pueblo al que liberar. Así, unos (anticlericales convencidos) y otros (fervientes vaticanistas) desoyen y odian al librepensador.

La soledad y la falta de amor, la falta de un círculo íntimo en el que recuperar energías afectivas lo llevan a uno a caer en los brazos de la tan cacareada fraternidad cristiana. Uno descubre que es sólo eso, cacareo. Los políticos son al postureo lo que los religiosos son al cacareo.

¡Venid y veréis!, dicen, pero lo que no dicen es que no hay nada que ver, por eso hay tanto fanático enceguecido. Después de ir y no ver nada, ¿cómo volver y reconocer que has sido engañado, que estás ciego?, es demasiada dosis de realismo que deprime al más optimista. No es raro que las mayores tasas de depresiones y de fanáticos se encuentren entre las filas religiosas. “La ignorancia es la felicidad” decía el traidor en Matrix. 

Al final la religión tiene que agarrarse a la ciencia si quiere ver algo. Pero la luz de la verdad es utilizada en formas perversas para justificar las creencias.

domingo, 13 de septiembre de 2015

La fe nacionalista afea tu cutis consumista

Soy ateo del dios nacionalista. A menudo la fe patriota te afea hasta quedarte idiota. Y con demasiada frecuencia no sólo la fe afea tu cutis moral, sino que la fe nacionalista afea tu cutis consumista. Porque en eso del sentimiento patrio hay más ‘miento’ que ‘siento’.

El nacionalismo narra la historia de pueblos vírgenes, incontaminados por el tiempo. La vanguardia del progreso y el cofre de tradiciones inmemoriales. Retórica hueca singular en medio del capitalismo global, en una época en que las naciones ya no se llaman Francia, España, Italia, Alemania o Portugal. En una época en que las naciones ya no son el producto de la soberanía popular. Ahora la soberanía del consumidor es la que define las nuevas fronteras nacionales: el territorio de las corporaciones empresariales.

Tu DNI ya no es más que una pegatina escolar, una calcomanía para jugar a policías y ladrones, a inspectores y defraudadores. Ahora tu número de identificación real es el Código de Cliente.

La tierra que pisas es de la Gran Superficie donde compras la comida, donde vas al cine y donde paseas tranquilo y seguro. La vivienda que habitas es del banco que te prestó el dinero. Y aunque devuelvas el préstamo, el terreno del edificio es propiedad de un fondo de inversión. El aire que respiras es del fabricante de automóviles cuya marca de coches más conocida conduces.

Tu equipo preferido, incluida la selección nacional, existen gracias a un patrocinador. Las calles y los espacios públicos son el escaparate de las empresas que se anuncian reclamando tu deuda hacia ellas. El río en el que te bañas y pescas es de la fábrica que vierte en él sus residuos químicos. Y, en definitiva, el dinero que crees tuyo es de la Banca privada que lo emite.

Eres la cobaya de la industria agroalimentaria. El maniquí andante de las multinacionales de ropa y calzado. La pieza de recambio en las empresas para las que trabajas. El vehículo de transporte del dinero del banco. Eres pura mercancía, de usar y tirar, un saco de huesos para alimentar la maquinaria de la deuda perpetua.

La deuda no existe, pero vivimos como si existiera. La dignidad existe, pero morimos como si no existiera.

El espíritu que alienta la maquinaria neoliberal es la religión nacionalista. Las iglesias independentistas son sus guardianes. El ejército de reserva no es más que el éxodo de los parados, sin patria empresarial. Continuar alimentando la maquinaria de la deuda perpetua exige más excluidos del sistema. La fe nacionalista es la garantía para tal propósito.

Llegaron los capitalistas con el libro de la revelación nacionalista. Nos dijeron: "cerrad los ojos y votad para que un día seamos una nación independiente". Cuando abrimos los ojos ellos tenían las instituciones de gobierno y nosotros el panfleto nacionalista.

Las matemáticas de la violencia

LA ENSEÑANZA EN LA UNIVERSIDAD PÚBLICA: PROFESIÓN DE RIESGO

Desde el paradigma de ‘la sociedad del riesgo’, que popularizase en 1986 el recientemente fallecido y afamado sociólogo Ulrich Beck, podemos analizar el estado actual de riesgo de la educación universitaria y la violencia a ella asociada.

Las noticias de violencia en las aulas y en el entorno escolar son cada vez más frecuentes, yendo en todas direcciones y filtrándose en todas las etapas educativas, especialmente con la extensión de los recortes y de la adolescencia (tanto cronológica como culturalmente hablando). Alcanzando ya, incluso, a la educación pública universitaria, cada vez más precarizada, desprestigiada y mercantilizada, y en beneficio de las universidades privadas. Todo lo cual acaba convirtiendo la educación en una verdadera profesión de riesgo.

El profesorado universitario cada vez más tiene que ejercer labores policiales y de asistencia psicológica especializada (casi exorcista: sacar un aprobado de un muy deficiente) para las que no ha recibido adiestramiento y que tampoco corresponden a su función, lo que genera un incremento del estrés y ansiedad que repercute finalmente en la cacareada calidad del proceso educativo, alimentando así el círculo vicioso de la violencia y la soberbia.

Pero, ¿de dónde viene la violencia? Quizá sería más correcto hablar de ‘sociedad de la violencia’ más que de ‘sociedad del riesgo’. El ‘riesgo’ presupone la posibilidad de éxito. La violencia es, directamente, un fracaso. El riesgo se vincula más al mundo empresarial y a su lógica de mercado, donde emigrar es movilidad exterior y quedarse en el paro, una oportunidad para ser emprendedor. Quedando así incuestionadas las raíces de la violencia capitalista en que se sustenta la voluntad de éxito a cualquier precio, especialmente cuando el precio lo pagan otros.

Es esta voluntad de éxito la que direcciona el misil contra la actividad docente universitaria, la que legitima un amplio espectro de violencia contra el profesorado, disfrazada bajo el eufemismo de los indicadores de calidad.

Se arma así todo un sistema de violencia institucional instaurado en la vieja, que no anticuada, división de clases sociales, donde la lucha de clases se fragua en el terreno de la educación. Sobre el papel, los más altos valores morales y derechos humanos. Sobre la pizarra, la implacable e insolidaria ley de los libres mercados: Estudia quien paga.

Estudia quien paga. Y como el que paga, manda, ahí tenemos a la legión de matriculados que no aparecen por clase durante todo el curso, pero que el día del suspenso se presentan para reclamar que les aprueben, utilizando todas las armas de la corrupción socialmente aceptada. Ese es su derecho y la ley y la costumbre lo amparan.

La ley también ampara la paulatina desprotección del profesorado. Cada vez más precario, con menos salario… y más reaccionario: la brecha generacional con los restos del franquismo no deja de abrirse. Los excesos y corruptelas de los profesores mayores, que no acaban de jubilarse, son sancionados y pagados por los jóvenes que entran.

Si riesgo y calidad sólo son eufemismos de violencia, entonces, los riesgos de la calidad no son más que violencia al cuadrado. Y educar en los riesgos de la calidad, violencia al cubo. Y evaluar la educación en los riesgos de la calidad, violencia a la cuarta. Y cuestionar la evaluación de la educación en los riesgos de la calidad, violencia elevada a infinito.

Violencia al cuadrado: Dícese de la fuerza y coacción necesaria para obtener un aprobado. Inversamente proporcional al tiempo necesario dedicado al estudio. Y directamente proporcional a la velocidad de un guasap. Y ponderado, obviamente, por el porcentaje de reducción salarial vinculada a la tasa de suspensos.

Violencia al cubo: Dícese de la burocracia y traición necesaria para obtener una certificación positiva de la calidad. Ponderada por la tasa de horas extras impagadas dedicadas a elaborar los informes. Directamente proporcional a la mediocridad promedio de la ideología neoliberal programada en powerpoint.

Violencia a la cuarta: Dícese de la cara dura necesaria para obtener una beca de investigación o contrato de profesor universitario sin merecerlo. Multiplicada por la red social del cacique que tutela a su enchufado. Y disminuida por el silencio cómplice, indiferente y/o atemorizado del entorno sindical.

Violencia elevada a infinito: Dícese de la corrupción y degradación necesaria para obtener una resistencia mínima al ejercicio caciquil. Directamente proporcional a la integral del grado de incompetencia del catedrático-cacique y del equipo rectoral que le avala. E inversamente proporcional a la raíz desquiciada del código deontológico y de buenas prácticas.

En resumen, toda esta violencia alcanza su límite asintótico (asín de tontico, ¡qué le vamos a hacer!) cuando mayor es la desigualdad de género.

La reclamación a este examen se hará durante la próxima reforma laboral, a la hora de la reforma educativa, en el despacho de recortes salariales, al lado de la biblioteca prohibida. Para los exorcismos (aprobado general) diríjanse a la capilla de los milagros sin estudiar.

sábado, 12 de septiembre de 2015

La derecha radical española

ES LA HORA DEL TÉ, SEBASTIÁN

La brisa de la mañana nos despierta con la alegría de los primeros rayos de sol. Los que gobiernan nos avisan, con su habitual sentido común, que es pronto para comenzar la fiesta de los salarios, que es pronto para lanzar caramelos, que el chollo de la pobreza debe acabar. Si quieres peces, aprende a pescar.

Quien quiera la sopa boba debe acreditar su condición de bobo mediante un certificado de los Servicios Sociales. ¡Al fin alguien se atreve a poner coto a tanto despilfarro de recursos públicos! Hay que cerrar el grifo, ¿qué es eso de ‘café para todos’? ¿Qué es eso de ‘cheques bebés’ para todos o ‘renta básica’ para todos? ¡Es la hora del té, Sebastián!

Los ricos honrados y honestos no pueden permitirlo, su alto sentido de la justicia y la equidad les hace caer en la más absoluta indignación. Las marchas de ricos indignados deben recorrer ya las calles del país entero. Víctimas del socialismo, entregados a sufrir las utopías universalistas de los derechos. Hay que parar la avalancha del socialismo, llámese como se llame, chavista, castrista, comunista, etc.

La pobreza es un chollo que supone un riesgo moral para la multitud de ricos honrados y honestos que crean puestos de trabajo con sus deducciones fiscales. Las gallinas que entran por las que salen. Las bolsas de alimentos gratis ¡no son gratis!, hunden el precio que reciben los agricultores. ¡Ahí radica el problema de la cadena de distribución alimentaria! ¡En los gorrones que se aprovechan de las ayudas sociales! Millones y millones de euros tirados por el desagüe… Litros y litros de leche derramados por las filas de desalmados, desahuciados y demás desquiciados pidiendo dignidad en nombre de no sé qué derechos universales que nadie sabe de dónde van a salir los dineros para pagarlos.

Es la hora del té para quienes han contribuido al crecimiento del país. La ética de los negocios es la más alta ética que ninguna sociedad pudiera desear. A cada uno lo suyo, según su esfuerzo. ¡Basta de llorar!, ¡hazte un hombre!, ¡se un emprendedor! Pregúntate por lo esencial: ¿En qué limitó la pobreza a Messi? En nada. ¿En qué limitó la minusvalía a Stephen Hawking? En nada. ¿En qué limitó su raza a Obama? En nada. ¿En qué limitó ser mujer a Angela Merkel? En nada.

Deja de llorar, deja de gorronear. Si quieres peces, aprende a pescar. Es hora de un manifiesto por la decencia pública, liderado por los directivos e inversores de mayor renombre, los que contribuyen a reducir la prima de riesgo, los que atraen inversión extranjera, los que compran la deuda pública.

Su clarividencia es terapéutica, la mejor política social es la protección y rescate de la banca, donde todos depositamos nuestros ingresos. Hay que hablar claro, al pan, pan y al vino, vino. Los derechos universales son una sentencia a la pobreza universal. ¿Qué es mejor: todos pobres a la fuerza o que algunos libremente puedan ser ricos? Ser rico o pobre es una elección personal, nadie está obligado a ser rico, pero, por favor, que los pobres no nos quieran imponer a todos su miseria.

Si quieres peces, aprende a pescar... Ahora las cañas están a buen precio, y se pueden pagar en cómodos plazos a un interés preferente. ¿Te gusta pescar o que te pesquen?